Un beso.

Besar es, según el DRAE, tocar u oprimir con un movimiento de labios, normalmente a impulso del amor o del deseo o en señal de amistad o reverencia.

Un beso puede ser un saludo, una muestra de amistad o cariño, un gesto de consuelo, una felicitación; puede no significar nada, o simbolizar desde una unión hasta la entrega de uno mismo.

Hay besos y besos, como quien dice. Los besos a desconocidos en las presentaciones, los besos a amigos, los besos a familiares, los besos por compromiso, los besos perdidos en la boca de alguien cuyo nombre ya no logramos recordar con claridad, los besos de broma, los besos muertos en los propios labios de una por no haberlos entregado, los besos que no se dan con los labios, los besos de verdad.

Pero, ¿cómo? ¿Hay besos que no se dan con los labios? María, ¿es que ya no sabes leer ni las definiciones que acabas de escribir?

No, señores, no es que haya olvidado la lectura. Pero, poneos en situación. Una conversación interminable, aunque tenga fin, entre dos que se quieren. De pronto, un silencio cómplice aparece en escena. Una de las dos, a media voz, deja escapar un "te quiero" de entre sus labios al oído de la otra. Otro silencio cómplice, roto por un "y yo a ti, amor". El segundo silencio roto, era un beso.

Otro ejemplo... En una situación indeterminada, en que dos no pueden expresar su afecto por un motivo cualquiera, una mirada intensamente recíproca, una sonrisa furtiva en la boca de cada cual, y una caída de ojos. Eso, señores, era otro beso. Y de los bonitos, además.

Los besos de verdad... ¿Qué es un beso de verdad? Un beso de verdad es aquél que, además de con los labios, se da con el alma. (¿O se da el alma con él?).

Nunca he sido una persona fría. De hecho, soy, si bien independiente, bastante cariñosa. Además, nunca he sido una persona que se reprimiese por nada, o por casi nada. Esto se resume en que he dado muchos besos. Y cuando digo muchos, quiero decir muchos de verdad.

He besado a hombres y mujeres. Mayores y menores que yo. Más altos y más bajos que yo. De día y de noche. En primavera, verano, otoño e invierno. Siendo menor y mayor de edad. Con ganas y sin ellas. Lloviendo, bajo el Sol, y a la luz de la Luna. En el campo, en la ciudad, en la montaña, en la playa y en el río. Muchos.

Sin embargo, pocas veces he besado de verdad. Pocas.

Hasta hace unos meses, pensaba que había besado de verdad muchas veces. Que habían sido momentos muy especiales y que esos eran besos que me marcarían siempre. Qué equivocada estaba.

Sí, habían sido momentos especiales, y me marcaron. Pero no los besos en sí. No quiere decir que fueran besos que no sentí. Quiere decir que no eran besos que me hayan dejado sin aliento. El primero que me asustó, de verdad, fue el 10 de octubre, poco pasadas las 6 de la tarde.

En un bar que hace esquina. En la calle llueve a cántaros. Yo sentada de espaldas a la venta, y ella a mi izquierda, de espaldas a la puerta. En la mesa de mi derecha hay dos chicas. En la barra un señor y una mujer en la cocina. Un hombre discute con el camarero sobre fútbol. Otro hombre lee el periódico en la punta de la barra. En la mesa del fondo hay una pareja con otro chico.

Yo llevo una camiseta rojo oscuro, unos vaqueros rotos, y unas Allstar rojas, con ropa interior negra. Ella una camisa negra, unos vaqueros claros con un cinturón gris, calza botas y aunque yo aún no lo sepa, lleva ropa interior rosa. Al contrario que yo, va impecablemente peinada, y lleva algo de maquillaje para realzar sus ojos.

Pese a la aparente tranquilidad que intentamos mantener, ambas parecemos flanes. Ella ya ha arrancado las dos etiquetas de su botellín de cerveza. Yo sigo dándole vueltas a mi vaso de zumo. Ella no deja de mover los dedos en la mesa. Hablamos entre risas. "Oye, ¿sabes que aún no me has felicitado". "Ya, lo sé". "¡Coño, pues felicítame!". "Jejejejeje... Felicidades, cariño". Un amago de beso que nos pilla por sorpresa tanto a ella como a mí, que la beso apenas rozando sus labios con los míos. Sonreímos. "Gracias... Aunque el beso un poco flojo". "¡¿Qué?! ¿Cómo que flojo? ¡Ven aquí!".

Ya no la beso yo, aunque sea quien más se inclina. Nos besamos. Los ojos cerrados. Los alientos acelerándose se entremezclan. Su mano derecha está en mi rodilla izquierda. Los dedos de su mano izquierda se enredan entre el pelo de mi nuca, y su pulgar izquierdo acaricia mi oreja derecha. Mi mano derecha está en su cadera izquierda, y la izquierda apoyada en el banco en que está sentada. Subo mi mano por su cintura. Siento su respiración. Dejo de oír al hombre que vocifera en la barra. Desaparece el ruido de la máquina tragaperras del bar. Se diluye en el aire el parloteo ajeno a nosotras del resto del local. Me siento a su lado, en el banco, sin separarnos un milímetro. La rodeo con mi brazo izquierdo y acaricio su espalda.

Mientras, a otro nivel que no es el físico, puedo sentir como el nerviosismo que cargaba sus gestos y movimientos al unir sus labios y los míos desaparecen con cada latido del corazón. Una mano suya se cuela en mi camiseta, y se pasea por mi cintura y mi costado. Un escalofrío me sacude desde los dedos de los pies hasta la coronilla, pero no mi cuerpo. Ese otro algo que somos, más allá de lo puramente físico y material (que puede que no sea más que el efecto de X procesos químicos que eso puramente físico y material lleva a cabo), se estremece al contacto de su piel.

Siento tranquilidad. Me siento bien. Siento como si no fuera la primera vez que nos besamos. Como si ya nos conociéramos de mucho antes. Como si conociese su cuerpo igual que el mío. No es que me guste cómo besa, o el beso en sí. Es que... Es así como tenemos que besarnos. No quiero otros besos que no me hagan sentir como ése.

En ese momento en que encuentras una parte de ti en otra persona, en que te sientes entregado de alguna forma. En ese momento, besas de verdad.

Cuando las manos vuelven a bajar, y te acarician una pierna, y una de las suyas agarra la tuya con firmeza y suavidad, y el abrir y cerrar de las bocas comienza a ralentizarse para acabar en lo que llamamos "picos", y te alejas un poquito, y abres los ojos a medias, buscando los suyos, y los encuentras arrebatadoramente cercanos. Justo antes de abrirlos, has besado de verdad, con el alma, volviendo a ser tú.

Y cuando la sonrisa es tan grande que no crees que pueda caberte en la boca, y tus ojos y los suyos parecen unidos por algún tipo de hilo invisible que fija su mirada en la tuya, y viceversa. Y te das cuenta de que aún tu mano izquierda reposa en su mejilla, y te sientes algo idiota, y justo antes de dejar que caigan tus ojos por esa especie de vergüenza momentánea, los suyos los recogen mirando con una comprensión y una fuerza infinitas. Ahí, justo entonces, besas nuevamente de verdad, con los ojos.

Entonces comienzas a separarte, medio atontada, aún asimilando sensaciones. Y cuando realmente aprehendes que eso era un beso, te asustas. Te acojonas. Si ha hecho que te sientas así sólo con besarte una vez, estás a su merced con poco que haga. Y lo sabes. Y te acojonas.

Hasta que te besa de nuevo, y reconoces en sus ojos la reacción de los tuyos, y sabes que no hay qué temer.

Desde aquel beso, en aquel bar, aquel 10 de octubre, he besado bastantes veces de verdad. Cada una igual o más acojonante y tranquilizadora que la anterior. Cada una más intensa, hasta que llega un punto en que la unión es tal, en que dejas de sorprenterte, y te das cuenta de que es así porque tiene que ser así, porque no podría ser de otra manera.

Porque, al fin y al cabo, el beso es la expresión no verbal más común del amor. Tanto más fuerte e intenso sea el amor, tanto más aterrador y necesario es, tanto más electrizantes serán los besos.

Os dejo con un vídeo que he montado con unas fotos (sacadas, cómo no, de San Google) una canción de la madrileña Tiza, habitual de éste, mi rinconcito.

video

¡Besad mucho!

Ken zazpi.

Ken zazpi (traducido literalmente: menos siete) son un conjunto formado en 1996 en Gernika (Bizkaia). Desde que en 2000 grabaran su primera maketa, y en 2001 dieran el paso a los cds, el grupo ha publicado 6 discos.

Cantan todas sus canciones en euskera, con la salvedad de un par de versiones en la lengua de Martí i Pol que han creado dado el éxito del grupo en tierras catalanas.

Os dejo con algunas de sus canciones más conocidas.

Ezer ez da betiko.


Zu ez zaudenean.


Zenbat min.


Y la última, archiconocida por todo aquél que conozca un poco la cultura euskaldun actual...

Ilargia. (Con la traducción y la letra en el vídeo).


Ilargia. (Cantada y con subtítulos en catalán).


Podéis buscar las traducciones de las letras en Musikazblai, una página web que hace el papel de "enciclopedia" de la música euskaldun.

Solamente tú - Pablo Alborán.



Regálame tu risa. Enséñame a soñar,
con sólo una caricia. Me pierdo en este mar.

Regálame tu estrella, la que ilumina esta noche
llena de paz y de armonía, y te entregaré mi vida.

Haces que mi cielo vuelva a tener ese azul,
pintas de colores mis mañanas, sólo tú.
Navego entre las olas de tu voz, y...

Tú, y tú, y tú, y solamente tú,
haces que mi alma se despierte, con tu luz.


Enseña tus heridas, así las curarás.
Que sepa el mundo entero que tu voz guarda un secreto.
No menciones tu nombre, que en el firmamento se mueren de celos.
Tus ojos son destellos, tu garganta es un misterio.

Haces que mi cielo vuelva a tener ese azul,
pintas de colores mis mañanas, sólo tú.
Navego entre las olas de tu voz, y...

Tú, y tú, y tú, y solamente tú,
haces que mi alma se despierte, con tu luz,
tú, y tú, y tú, y...

Tú, y tú, y tú, y solamente tú,
haces que mi alma se despierte, con tu luz.
Tú, y tú, y tú, y solamente ...


Convéncete.

Me queda un cartucho. Uno. Y lo voy a quemar. Ahora. Antes de que vuelva a ser tarde. Que nadie lo entienda, no me importa. Que no sea lo más correcto. Que no vaya a ser un camino de rosas. Que habrá momentos en que cueste seguir. Me da igual. Me da igual lo que vaya a venir. Sé que quieres estar conmigo. Sé que quiero estar contigo. Y los problemas que vengan, ya se irán. Pero bastantes zancadillas nos pone ya la vida para que nos demos las hostias, como para atarnos un zapato al otro al vestirnos por las mañanas.

Sé que no es lo que debería hacer, probablemente. Pero, al fin y al cabo, la única meta que me he fijado en esta vida es, simplemente (aunque no sea simple, de hecho), ser feliz. Siento que debo hacerlo. Por mí. Por ti también. Si no me atrevo a arriesgarme con 18 años que tengo, con todo el ímpetu y la inconsciencia kamikaze de la juventud más pura; cuando cumpla 50, apaga, y vámonos, que no hay nada que hacer aquí.

Lo siento, pero la decisión está tomada. Eres mi apuesta por el rojo, por los corazones, por el as y la reina, por el 6, por los números pares, por los números medios. Eres mi apuesta por mí. Eres mi apuesta por ser feliz, por encima de todo.

Lo siento... Lo siento. Sé que no es plato de gusto para todos. Pero es lo que necesito.


A ti, sólo decirte todo lo que acaba de decir la canción. Que te amo como nadie, aunque suene a cursilería. Que te necesito. Que espero hacerte entender que hay que dar tiempo al tiempo, y dejar que pase lo que tenga que pasar, que no hay nada más incierto que el futuro.

Que te quiero, Lourdes.

Ausente. Presente.

Ausente yo. Ausente mi musa. Ausentes, por tanto, mis palabras. Ausentes la ironía y el humor. Ausente la sonrisa. Ausente el calor. Ausentes el hambre y el sueño. Ausente el futuro. Ausente el deseo. Ausente la sensación de levedad. Ausente la motivación. Ausentes mis ganas de hablar. Ausente la sociabilidad. Ausente la entereza. Ausente el orgullo. Ausente la dignidad. Ausente el Sol, ahora, en la noche. Ausentes mis fuerzas. Ausente la impasibilidad. Ausente el hielo en mi pecho. Ausentes la máscara y el disfraz. Ausentes mis ganas de destacar. Ausentes el pesimismo, el optimismo y el realismo. Ausente la realidad. Ausentes todos aquellos que no son tú y yo. Ausente mi alma. Ausentes los problemas insolubles. Ausente la cobardía. Ausente la posibilidad de renunciar a la vida. Ausentes los miedos.

Presente la luz. Presente el vacío. Presente el cinismo. Presente la música deprimente. Presentes los amigos de verdad. Presente el mal genio. Presente el sarcasmo cruel. Presente el llanto continuo. Presente la herida en el alma. Presente el dolor en el cuerpo. Presente el agotamiento mental. Presentes las ganas de despertar de un mal sueño. Presente tu imagen. Presente tu olor. Presente tu tacto. Presente tu voz. Presente tu recuerdo. Presente la presteza al combate. Presente, más que nunca, el amor. Presente la desnudez de mi alma. Presente mi flaqueza. Presente la dependencia por ti. Presente la desolación. Presente la seriedad que no creí tener. Presente el valor que me ha faltado siempre. Presente mi razón. Presente mi corazón magullado. Presente mi entrega. Presente yo, por ti.

Todo.

Llevo esta noche yo qué sé ya cuántos tequilas, 3 cervezas y 2 batidos de los de nenes, para crecer (no me queda cerveza y no quiero más tequila, que ya me da angustia). Y habría bebido más de haber tenido más estómago, pero no lo tengo. Lo único que tengo son ganas de dormir, y de olvidar. Diría que también ganas de llorar... Pero es que ya llevo horas llorando. Me estoy sorprendiendo de ser capaz de escribir sin faltas e ir hilando palabras conforme voy.

Odio San Valentín. No me ha gustado nunca, igual que las Navidades, porque son fechas hipócritas en que todo el mundo actúa y se vende al consumismo más puro, pero bueno, hasta hace poco, hasta lo celebraba. Hace 3 años, lo dejé con un chico el día de San Valentín. El año pasado, la chica que me obsesionaba me dejó un 14 de febrero. Hoy (sé que saldrá en el 15, pero es que son las 4 de la madrugada) puedo decir que siento que me hubieran arrancado el corazón y el alma, y las ganas de sonreír, en el supuesto día de los enamorados.

 Hace ya... unas 7 horas.

De esas 7 horas, 6 he estado hablando contigo, intentando contener el llanto y las ganas de irme corriendo al mismo Donosti, en pijama (si se puede llamar pijama a unas bragas y unos calcetines). La otra hora y cuarto la he pasado llorando a mares, rabiando por la puta mandíbula, apretando los dientes, con el consecuente aumento del dolor de la mandíbula, escuchando música "corta-venas", martirizándome con cada palabra fuera de lugar que te he dicho alguna vez, atormentándome con culpas que no tengo, ni tienes, ni existen.

Que no es definitivo, bueno. Que es lo más cabal, no lo dudo. Que es lo lógico, lo que deberíamos haber hecho hace mucho, lo que tenía que pasar, no lo cuestiono. Que es lo último que desearía en el mundo, tenlo por seguro, y no lo dudes un instante.

De entre todas las canciones deprimentes del mundo, si hay una que para mí es predilecta es...
(Redoble cutre de tambores, acompañando el patetismo que me rodea esta noche)



Dejaría todo, de Chayanne. Pero es que me siento así. Hoy sí me siento así, de verdad. Siento como si mi cuerpo estuviera aquí, mi corazón en Donostia y mi mente en un lugar remoto (aunque teniendo en cuenta la velocidad a la que pienso, parece que haya tomado tripis). Me siento hundida, vacía, rota. Me siento desolada, realmente. Me duele el pecho, no soy capaz de pasar más de minuto y medio sin llorar a lágrima viva, y hace mucho que no se me desempañan los ojos.

Me doy pena, cada vez que voy al baño y me veo en el espejo. Además estoy demasiado delgada. Y me veo el trasquilón encima de la patilla derecha. Tengo esa belleza romántica desarraigada, salvaje, dramática... Sigo siendo orgullosa, aunque esté jodida, ¿vale? Además, me gustaría saber de qué hostias sirve ser una mente privilegiada, ser simpatiquísimo, tener una cara preciosa o un cuerpo divino, cuando la única persona que quieres que piense en ti, lo único que quiere hacer es olvidarte, o intentarlo.

Estoy divagando, lo sé. Me da igual.

Sólo quiero volver a despertarme hoy, que sean las 6 menos cuarto, salir a correr, volver a casa. Mandarte un mensaje, como hoy no hice. Talvez llamarte, como tampoco hice. Y darte los buenos días. Y decirte que estoy deseando que llegue el fin de semana para estar contigo. Y recordarte que te quiero, que estoy loca por ti, que me muero por tus huesos. Recordarte que eres mi vida... Como si eso fuera a cambiar algo.

Sé que no soy perfecta, ni de lejos. Que, aunque me joda, soy normal, mediocre, como todo el mundo. Que hay que tenerlos grandes y en su sitio para aguantarme, muchas veces. Que tengo más defectos que virtudes, y más importantes. Sé que esto resulta patético, y que me va a doler en el orgullo durante mucho tiempo. Pero también sé que no me duele hacerlo si es por ti.

Sé que no me crees, y sé que esto va a doler a alguien, o "álguienes". Lo siento... Lo siento de verdad. Soy una inconsciente, una imbécil, una inmadura, una cría, una bala perdida. Que no soy la hija que mis padres podrían desear, en suma. Sé que puede que esto sea un error. Sé que puedo arriesgarlo todo, y perderlo. Pero prefiero pensar que puedo ganar. Ya ves... Siempre tan pesimista, y ahora sale mi optimismo a relucir, el muy cabrón.

Porque talvez para ti no sean nada, no importen, o sí, pero poco. Pero para mí, los sentimientos son de las cosas más importantes del mundo. Talvez sea más importante, tienes razón, llevar el pan a casa y pagar las facturas cada mes. O, en mi caso, formarse para hacerlo. Pero bueno... Yo soy yo. Y mi orden de prioridades es el que es.

No miento, ni me flaquea la entereza al decir que lo dejaría todo por ti, si me lo pidieras. Sé que no me lo vas a pedir, pero lo haría. Pensaba que podría posponerlo, que, bueno, cuando acabe la carrera, que, bueno, hago en 3º la Séneca en Leioa. Pero no puedo. No puedo. No puedo soportar perderte.


Pero te juro, Lourdes, que haría cualquier cosa por ti. Cualquier cosa. Y si tú estás ya cansada de luchar en esta vida, amor, yo acabo de salir a la arena... A mí, los leones, que vengo con ganas de dar guerra. No tengo miedo. No a tu lado.

Que puede que pierda cosas, lo sé. Que me dolería muchísimo, también lo sé... Pero más me duele pensar que te pierdo, y sentir que te alejas. Se me encoge el corazón en el pecho, si es que aún sigue ahí. Me noto el latir de la sangre en las sienes y lo escucho en el oído interno. La mandíbula cada vez me duele más. Siento que me voy a acabar deshidratando de tanto llorar. Me tiemblan las manos y las piernas. Estoy tiritando, pero sólo quiero pasar frío. El frío me recuerda que sigo viva, y que la vida es dura. Siento la cabeza como una olla hirviendo, con miles de ideas y pensamientos que surgen y explotan ahí dentro, y mil recuerdos que cimbrean por mi mente. Siento la necesidad de gritar, o saltar, o correr, o darle una hostia a una puerta. De desfogarme de golpe. Pero no puedo.

Llevo una hora escribiendo, borrando, escribiendo, borrando. Mil cosas que querría decirte. Mil cosas que tendrías que saber. Mil cosas que soy tan cobarde que guardaré en mi puñetera cabeza, como siempre. Porque puedo ser muy valiente, muy "echada para delante", muy impetuosa... Pero no contigo. Contigo sólo me siento vulnerable. Vulnerable, apocada y pequeña.

Sólo sé que lo dejaría todo por ti, porque te quedaras, por estar a tu lado. Lo dejaría todo, me iría a vivir contigo, cambiaría de universidad, haría viajes de 11 horas para ver a los míos. Lo dejaría todo, y de buen gusto, por estar contigo.

Porque te quiero lo indecible, y no sé cómo expresarlo. Porque eres mi vida, lo eres, lo quieras o no creer, y lo quiera o no creer el resto del mundo. Porque sí, Lourdes.  Porque no me importa parecer patética, o inconsciente, o como me quieran juzgar. Porque no imagino mi vida sin ti. Sólo veo un gris sempiterno, omnipresente, agobiante y envolvente, inundando cada resquicio de mi vida.

Y no quiero eso para mí. Para mí, lo único que quiero, lo único que necesito... Es a ti.

Soñar contigo - Toni Zenet.



Déjame esta noche soñar contigo.
Déjame imaginarme en tus labios los míos.
Déjame que me crea que te vuelvo loca.
Déjame que yo sea quien te quite la ropa.
Déjame que mis manos rocen las tuyas.
Déjame que te tome por la cintura.
Déjame que te espere aunque no vuelvas.
Déjame que te deje, tenerme pena.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría, como si fuera siempre ese día...
Qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno...
Qué bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame presumir, de ti un poquito;
que mi piel sea el forro de tu vestido.
Déjame que te coma solo con los ojos;
con lo que me provocas, yo me conformo.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría, como si fuera siempre ese día...
Qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno...
Que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame esta noche...

Soñar...
Soñar...
Contigo...

Próximamente.

- Historia breve de Dolores. (Ya veremos en qué acaba la cosa).
- Comienza el baile. (Análisis sociopolítico de la situación actual ante las próximas elecciones de mayo).
- Sortu, ¿nuevo amanecer en Euskadi? (De la situación electoral de la izquierda abertzale, la relación de la política vasca con ETA y otros desvaríos varios que surjan en la composición).
- Historia de dos luces y dos sombras. (Narrativa; puede que sean dos historias, en vez de una, al final).

Algo de ciencia, algo de arte, talvez algún dibujillo más, un poco de historia, un poco de mi entorno, un mucho de mí, y todo aderezado con humor e ironía en abundancia, sin olvidar algunos "Minutos musicales" cuando las palabras de otros dan mis mensajes.

Próximamente en sus pantallas.

Meravigliosa Creatura - Gianna Nannini

La canción original es ésta, de Gianna Nannini. Desde que la descubrí, hace ya 3 años, con esta canción (y esta versión en concreto, no la rockera de 1995) gracias a un anuncio de coche, su voz grave y cálida, y sus preciosas letras, han hecho que tenga un hueco en mi repertorio musical habitual. (Os recomiendo también otras como Amandoti, Suicidio d'amore, Io, Grazie, y otras tantas y tantas suyas.

Nacida en Siena, licenciada en Filosofía y Letras como una de las primeras de su promoción, y hermana del ex piloto de Fórmula1 Alessandro Nannini; la cantautora cuenta ya con un saco de discos (nada más y nada menos que 21) a sus espaldas. A sus 54 años, la italiana no parece tener prevista su retirada, ni del panorama musical, ni de los escenarios; así que, por lo que parece, podremos disfrutar de esa voz desgarradora, de la poesía que escribe no sólo con palabras, sino con sus melodías, y de ese estilo propio que tiene actuando.

Espero que os guste.


Molti mari e fiumi attraversero.                               Muchos mares y ríos  atravesaré.  
Dentro la tua terra mi ritroverai.                             Dentro de tu tierra   me reencontrarás.                      
Turbini e tempeste io cavalchero.                            Remolinos y tempestades yo cabalgaré.
Volero tra il fulmini per averti...                              Volaré entre los rayos para tenerte...

Meravigliosa creatura sei sola al mondo...                Maravillosa criatura, estás sola en el mundo...  
Meravigliosa paura di averti accanto...                     Maravilloso miedo, el de tenerte cerca... 
Occhi di sole, mi bruciano in mezzo al cuore...       Ojos de sol, me queman en medio del corazón... 
Amore é vita, meravigliosa...                                    El amor es la vida, maravillosa...

Luce dei miei occhi 
brilla su di me.                           Luz de mis ojos, brilla sobre mí.
Voglio mille lune per accarezzarti.                           Quiero mil lunas para acariciarte.
Pendo dai tuoi sogni, veglio su di te...                      Pendo de tus sueños, velo por ti...
non svegliarti, non svegliarti,                                    No despiertes, no despiertes,
non svegliarti... Ancora...                                          No despiertes... Todavía...

Meravigliosa creatura, sei sola al mondo...               Maravillosa criatura, estás sola en el mundo...
Meravigliosa paura di averti accanto...                     Maravilloso miedo, el de tenerte cerca...
Occhi di sole, mi tremano le parole...                      Ojos de sol, me tiemblan las palabras...
Amore é vita, meravigliosa...                                    El amor es la vida, maravillosa...

Meravigliosa creatura... Un bacio lento...                 Maravillosa criatura... Un beso lento...
Meravigliosa paura di averti accanto...                      Maravilloso miedo, el de tenerte cerca...
All'improvviso, tu scendi nel paradiso.                      De repente, bajas al paraíso.
Muoio d'amore meraviglioso...                                   Muero de amor, maravilloso... 
Ah... Meraviglioso...                                                   Ah... Maravilloso...

Sergio Dalma hizo una versión en 2007; y bueno, a mí es que la voz de este hombre me ha encantado siempre, y como la otra es en italiano... Pues cuelgo a Sergio también.

Espero que os guste.



Discrepo de la canción en una frase... Maravilloso, maravilloso de verdad, es tenerte cerca.

El hombre del frío - Tiza.



Yo no puedo decir más que que ésta es una canción triste, pero preciosa, y que Tiza es una artista increíble.

El cuento al revés.

Siempre vemos películas que tienen finales más o menos sorprendentes con respecto del hilo conductor de su argumento, pero, ¿alguna vez os habéis planteado cómo son esas películas si las veis del revés? Últimamente en varias redes sociales he visto algunas, aquí os hago una recopilación de las que he encontrado. Si veo alguna más la subiré también, que muchas son bastante graciosas. :)

* Si ves Indiana Jones: En Busca Del Arca Perdida al revés… trata de un señor que después de dejar una caja de madera en un almacén, se tira toda la película corriendo por el desierto delante de unos alemanes hasta que al final mete una bola muy gorda de piedra en un agujero.
* Si ves E.T al revés… trata de un extraterrestre que viene a la tierra para halloween y al final se marcha con una maceta porque un niño le pega un susto de muerte.
* Si ves Conan El Bárbaro al revés… trata de un rey culturista que sufre poco a poco los problemas de la anorexia hasta convertirse un un tirillas que da vueltas en un molino.
* Si ves Frankenstein al revés… trata de un señor retrasado que sobrevive a un linchamiento y al final muere electrocutado para donar sus órganos a muchas personas que salvan la vida por el.
* Si ves La bella y la Bestia al revés… trata de una pareja de enamorados a la que un hechizo maléfico separa y convierte al príncipe hermoso en una bestia horrenda y a la chica en una ingenua tontaca que tontea con un garrulo pueblerino.
* Si ves La Cenicienta al revés… trata de un príncipe que le roba un zapato a la protagonista y lo deja en unas escaleras para que venga a recogerlo. Después un hada madrina cabróna se lo quita todo y la pone fregando suelos.
* Si ves Rocky al revés… trata de un tipo que queda destrozado después de un combate de boxeo con un negro llamado Apollo. Así que se vuelve a su barrio para dedicarse a golpear carne muerta y a ligarse tipas feas.
* Si ves Señor De Los Anillos al revés… trata de un hobbit y sus colegas que se han ido a una fundición en el quinto coño para conseguir un anillo que es la hostia para regalárselo a su tío. En el camino de vuelta se tendrán que enfrentar a muchos seres oscuros que intentarán atracarlos.
* Si ves Eduardo Manostijeras al revés… trata de un peluquero al que todo el mundo va a buscar a una casa abandonada, para luego hacerse jardinero. Una señora mayor le lleva de vuelta a su casa y allí resucita a un anciano a cambio de unas manos, el anciano se lo paga convirtiéndole en una maquina para hacer galletas.
* Si ves Garganta Profunda al revés… trata de una tipa que escupe semen en la punta del capullo de los tíos, y que, tras darse cuenta de que tiene el clítoris en la garganta, va a un sexólogo que le recomienda dejar de hacer felaciones para condenarla a una vida de sexo insatisfactorio.
* Si ves Matrix al revés… trata de un mundo irreal dominado por las máquinas en el que el protagonista es un superhéroe y se liga a la más buena… al final se descubre que el protagonista tiene problemas de insomnio y cree imaginarlo todo porque su curro de oficinista es una mierda.
* Si ves Mary Poppins al revés… sólo dice "supercalifragilísticoespialidoso" una vez, y trata de una familia feliz a la que llega una niñera que tras traumatizar a los niños dándoles lo que parecen drogas y haciendo que sufran alucinaciones con volar y con dibujos que después encuentran en un parque, los abandona, yéndose volando con su paraguas, y dejándolos muy tristes.
* Si ves Titánic al revés… trata de un submarino que se dedica a recoger gente de la superficie del agua y luego se pegan todos una buena fiesta dentro. // ... trata de la historia de una pareja, que se encuentran porque él sale del congelado océano después de que a ella la deje en el agua, como al resto del mundo, una pequeña balsa de rescate. Luego surge un barco fantasma del mar, los recoge a todos, y montan una fiesta enorme. Ellos dos follan como conejos, luego ella se vuelve una niña rica y pija y lo deja a él hundido en la miseria en Southampton cuando bajan del barco.
* Si ves Babe, El Cerdito Valiente al revés… trata de un cerdo ovejero, que tras ser una estrella mundial decide retirarse para vivir tranquilamente en la granja con sus amigas las ovejas.
* Si ves MacGyver al revés… trata de un tipo que va rompiendo todo con una navaja suiza.
* Si ves Star Wars al revés… trata de un tipo con traje negro que cura el brazo a su hijo con el sable laser pero los hijos desagradecidos se van de casa y comienzan a luchar contra él con un curioso grupo, se cansan de eso y se van con otras familias hasta que lo olvidan. Un dramón.
* Si ves El Correcaminos al revés… trata de un pajarraco que tampoco alcanza nunca a un coyote. Siempre está a puntito, pero cuando ya parece que lo tiene se queda parado a pocos metros porque el coyote ha encontrado algún artefacto de la marca ACME para protegerse (un explosivo, un yunke, etc.) y el pajarraco se achanta.
* Si ves Terminator al revés… trata de un robot destruido que se recompone y empieza a perseguir a una mujer para asesinarla, hasta que la deja en paz y se va al futuro.
* Si ves Hulk al revés… va de un tío grandote y fuerte que se acojona cuando le insultan.
* Si ves Blancanieves Y Los Siete Enanitos al revés… trata de un tío que aprovecha que la novia se ha dormido y se larga para siempre, dejándola con siete niños con barba. Al final, la pobre no puede más y se vuelve a casa de la madre.
* Si ves Memento al revés… es una historia en la que suceden cosas… normales y corrientes.
* Si ves Alien al revés… trata de una tía criogenizada que despierta de su letargo para abrirle la puerta de su nave espacial a un bicho baboso que empieza a vomitar gente. Cuando ya hay suficiente tripulación en la nave deciden dejar el bicho en un huevo de un planeta inhabitado.
* Si ves Lost al revés… John Locke es una especie de Rambo que vive en una isla con unos colegas y al final abandonan la isla en un avión y se van a Australia, pero ya no puede volver a andar (síndrome de la clase turista agudo).
* Si ves Rambo al revés… trata de un hombre con el pelo largo que va resucitando a gente hasta que un general amigo lo mete en la cárcel.
* Si ves Spiderman al revés… trata de un superhéroe que va perdiendo sus poderes hasta que una araña le pica y se vuelve gili-tonto.
* Si ves 2001: Una odisea del espacio al revés… trata sobre un ordenador enloquecido que recupera el sentido común y al final aparecen unos monos agresivos que se tranquilizan.
* Si ves El curioso caso de Benjamin Button al revés… trata de un montón de gente que envejece al revés mientras que la historia se centra en el único ser normal de la película.
* Si ves Toy Story al revés… trata sobre unos juguetes que después de andar por medio mundo, la madre lleva uno de ellos a la tienda para devolverlo como si tal cosa.
* Si ves Pretty Woman al revés… trata de una multimillonaria a la que Richard Gere abandona, la saca de su coche y la deja tirada en la calle donde empieza a prostituirse.
* Si ves Karate Kid al revés… trata de un campeón de kárate que poco a poco va convirtiéndose en una nenaza y acaba mudándose a Jersey.
* Si ves Tiburón al revés… trata sobre un tiburón que no para de vomitar gente hasta que al final tienen que abrir una playa.

Te prometo...

Te prometo el cielo, la Luna, la noche. Te prometo la playa, el Sol, el olor de la sal. Te prometo los montes, el frío, la luz y la oscuridad. Te prometo el mundo, mi mano, la estrella Polar. Te prometo mil risas desayunando con cava. Prometo a tus ojos, cada noche, mi última mirada. Te prometo un minuto, un año, la eternidad. Te prometo momentos que ni el tiempo borrará. Te prometo mi mano agarrando la tuya al pasear. Te prometo mis besos mientras bese la playa el mar. Prometo amarte mil noches, sin tregua, y ser quien te haga vibrar...

Te estaba escribiendo otro poema... Igual de tonto que cualquier poema que escribe alguien enamorado, prometiéndote mil cosas que no podría darte, y otras que sí, pero que talvez no sean apreciables. He dejado de escribirlo. No me apetece seguir buscando rimas y combinaciones de palabras que midan lo mismo, y cuya fonética suene bonita. No me apetece seguir estereotipando las cosas que te quiero decir, y hacer que, al final, acabe resultando artificial.

Sólo quiero decirte que te adoro, lo sabes bien... Que te prometería las lunas de Júpiter si supiese que podría dártelas de alguna forma.

Sólo puedo prometerte, si quieres promesa alguna, que seguiré a tu lado mientras quieras que siga ahí.

Dos cuerpos.

Dos cuerpos frente a frente 
son a veces dos olas 
y la noche es océano. 

Dos cuerpos frente a frente 
son a veces dos piedras 
y la noche desierto. 

Dos cuerpos frente a frente 
son a veces raíces 
en la noche enlazadas. 

Dos cuerpos frente a frente 
son a veces navajas 
y la noche relámpago. 

Dos cuerpos frente a frente 
son dos astros que caen 
en un cielo vacío.



Octavio Paz.                                                                             .

Zurdos.

Siempre que no sé qué hacer, que no quiero pensar en nada, que me veo sin fuerzas; siempre que estoy desanimada, por cualquier motivo, busco cosas sobre los zurdos.

No sé por qué, pero es algo de mí misma que siempre me ha llamado la atención. Supongo que no es más que una proyección de la sorpresa que suele causar en el resto del mundo (si tuviese un euro por cada vez que me han dicho "¿Cómo puedes escribir con esa mano? ¡Es supercomplicado!", ahora tendría mucho dinero; no para ser rica, que tampoco estamos exagerando, pero sí podría pegarme unas vacaciones interesantes) el hecho de ser zurdo.

Hoy he encontrado una curiosidad que me ha hecho gracia, porque además de ser curioso desde el punto de vista antropológico lo es también desde el lingüístico. Os cuento.

En los países escandinavos existe la superstición popular (aunque sólo sea eso) de que conocer a un zurdo cualquier día que no sea un martes, trae mala suerte. El martes es el único día de la semana en que los "siniestros" nos podemos permitir el lujo de considerarnos más o menos nobles, ya que el martes es el día del dios zurdo de los nórdicos: Tiw. De ahí que martes sea "Tiw's Day", o, ya anglicanizado (si es que la palabra existe... Pero vamos, que... "dicho en la forma inglesa"), Tuesday.

Ése es el origen del nombre de mi día favorito en inglés. Ahora me gusta más si cabe.

Hazme lo que quieras - Los seis días.



Yo no puedo vivir sin tu amor,
sin coger tus riendas.
Yo no puedo jugar a ser Dios
y a estar cuando quieras.

Creo que he escuchado una voz:
“hazme lo que quieras”,
un tono casi revelador...
Me voy si te empeñas.

Si te empeñas, me voy;
te juro que me voy.
Si te empeñas... me voy,
lejos... Lejos.

Cada mañana sin ti ya no hay sol,
la noche se acaba si no está tu voz.
Cada mañana sin ti ya no hay sol,
la noche se acaba si no está tu voz.

Yo no puedo vivir sin tu amor,
sin coger tus riendas.
Yo no puedo jugar a ser Dios
y a estar cuando quieras.



Creo que he escuchado una voz:
“hazme lo que quieras”,
un tono casi revelador...
Me voy si te empeñas.

Si te empeñas, me voy;
te juro que me voy.
Si te empeñas... me voy,
lejos... Lejos.

Show must go on... Really?

¿De verdad ha de continuar el espectáculo? Porque no me veo con fuerzas de seguir actuando, hablando claro.